4/8/11

Cristo Velado



CUANDO TODO LO HUMANO PASA Y VUELVE
COMO EL LENTO BATIR DE LAS OLAS,
LO DIVINO SE DETIENE.

YO DORMIRÉ MI SUEÑO INFINITO
EN LA SUAVIDAD DE LA PIEDRA
QUE UN DIA FUE REBELDE,
Y AHORA COMO LA SEDA ME ABRAZA.

INTANGIBLE, INTOCABLE,
HECHO DE OTRA MATERIA:
ETÉREA
Y A LA VEZ CORPÓREA
  ALMA DE TODO.

NINGUN BESO
DESPERTARA AL DURMIENTE.
NI SIQUIERA 
TUS OJOS.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por Estar aqui...

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.